Blogia
oscarsenarcanalis

Historias para no dormir

Historias para no dormir

    El Ente que gobierna el Universo –y no me refiero a José Ángel Biel- me ha castigado por hablar tanto de política en el blog. El Todopoderoso –insisto, no hablo de Biel- me ha agraciado con una nueva habilidad, sumándolas a mis ya consagradas miopía y torpeza. Ahora también padezco de sonambulismo. El sonambulismo no es eso de andar por un alambre; es lo de hacer cosas dormido.

    Como he sido siempre un poco vago para las actividades físicas, mi sonambulismo es más de hablar en sueños. Articulo discursos coherentes; tipo: “El reloj de la cámara hace mucho ruido”, y otros de este nivel. El otro día grité y desperté a toda la familia. No recuerdo que pudo recorrer mi mente, pero debió de ser algo aterrador. Quizás soñé con Acebes en tanga bailando claqué, qué sé yo.

    El Ser Supremo –qué no, qué no es Biel...- me manda un mensaje a través del subconsciente: “Deja de tratar la política, vuelve ha hablar de tontadaaaas”. Quizás le haga un poco de caso…

                                                        ***

    Historias para no dormir. Quizás lo que produzca mis pesadillas es leer novelas negras antes de acostarme. En la duermevela, los asesinatos resultan más absorbentes. En la última feria del libro viejo de Zaragoza me hice con “La muerte acude al teatro”, de John Dickson Carr. Aún no lo he terminado de leer, pero la gracia de una novela de misterio está en que haya un asesinato pronto… Y no a partir de la página 125.

    No me queda más que confiar en la habilidad para resolver tramas de Dickson Carr, que fue miembro insigne del Detection Club. Bueno, eso y mirar de vez en cuando el “regalo” que había entre las páginas: un recordatorio de comunión de 1982. Un libro viejo siempre esconde sorpresas más allá de las palabras.

                                                        ***

    A pesar de mis discursos nocturnos, aún tengo ánimo para hacer cosas de día. Por ejemplo, visitar una par de buenas exposiciones en el Centro de Historia de Zaragoza: Historia de la fotografía en España y Superflat, de Takashi Murakami. ¡Cuanto eclecticismo en tan poco espacio!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Dani -

Óscar, tu primo Chic igual no va desencaminado... aunque bueno, acotemos un poco la influencia de Biel y si gobierna algún universo, dejémoslo en el universo aragonés... ¡que suerte la nuestra!.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

oscar -

¡Ostí, Chic! Inquieto me dejas...
La de Caja Madrid la fui a ver hace un par de semanas... Deberías leer atentamente el blog de Lonia.
Las del Centro de Historia: Murakami es conocido como el Wharhol japonés. Básicamente copia la estética manga y la lleva al arte; la de fotografía recorre la historia de España desde mediados del siglo XIX. Vale la pena sólo para ver una foto de Aznar vestido de Cid Campeador.

Chic -

¿y como estás tan seguro de que el Ente que gobierna el universo no es Biel?

Por cierto, hablando de exposiciones, si todavía no has ido a la de Latidos de un mundo convulso de CajaMadrid, te la recomiendo. Es de fotos de guerra. Ya nos contarás sobre las otras.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres