Blogia
oscarsenarcanalis

Carta de la tía Edelmira

Carta de la tía Edelmira

Querido sobrino:

¿Cómo estás, Ángel del Cielo? Espero que por la presente bien, y que Dios te tenga en conserva. Hablando de conserva, ya es época de hacer el melocotón en almíbar. Yo, cuando pienso en el almíbar, pienso en la segunda mitad del parte de Antena 3. Es como cuando matamos al tocino, que mientras hacemos las morcillas pienso en la primera parte del informativo de Matías.

Al hilo de la televisión, ando estos días muy liada con lo de la TNT. Ha venido un antenista y me he comprado el aparatito. Se ven muchos canales, pero siempre dejo puesto el 24 horas de la televisión española, porque es acabar de comerme los garbanzos y entrarme modorra, y es mejor que los documentales para dormir y hacer que el vientre trabaje.

Cuando me despierto de la siesta veo Amar en huevos revueltos, y después me voy al huerto a arrancar las hierbas. Qué cebollas, hijo mío. Qué pepinos, corazón. Hablando de pepinos, el otro día me cruce por el camino con el Eusebio. Cielo, no hagas caso de lo que te digan por ahí, que ya sabes que yo no soy así, y menos a mi edad. El caso es que tropezamos, rodamos tras unas matas y fue a caer sobre mí, y yo con las garras abiertas y, no sé cómo pudo pasar, con las enaguas bajadas. Nos vio el Paco, de casa Paleta, y ya se imaginó lo que no era… Por eso te digo que no hagas caso de las malas lenguas.

Bueno, sin más, me despido de ti hasta la próxima.

 

Un abrazo.

Tía Edelmira.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres