Blogia
oscarsenarcanalis

Crónica desde Washingtón

Crónica desde Washingtón

 

   El domingo por la tarde es momento vital en el que las polillas acechan, así que decidí coger un coche de línea e ir a pasar la tarde a Washington a ver qué se cocía. Cocían habas, como aquí.

                                                        ***

WASHINGTON. Barack Obama me recibe en su despacho. Va elegante, sonríe. Sonrisa profident. El candidato demócrata tiene aura de ganador, pero rechaza la etiqueta de favorito. “No es mi estilo. Dí que ahora mismo un mono vestido de botones sería capaz de ganar las elecciones, pero eso es precisamente lo que me preocupa”, confiesa el senador por Illinois. John McCain, el aspirante republicano, parece apuntarse a esa teoría, y elige a una ex miss como segunda de su candidatura.

   Más de 40 millones de estadounidenses siguieron el discurso de Obama en la convención del partido demócrata en Denver, que le aclamó como candidato a la Casa Blanca. La audiencia del show superó a la de la última gala de los Oscar, lo que hace que la Academia de Hollywood se plantee entregar el próximo Oscar honorífico a Steven Seagal, y a ver qué pasa.

   Obama hace historia en la tele y fuera de ella. Es el primer negro que puede llegar a la Casa Blanca. Los chistes fáciles al respecto se suceden estos días entre los lobbys kazajistanís de Washington. Para llegar hasta su designación, el senador tuvo que vencer a Hillary Clinton, para la que sólo tiene buenas palabras: “Vencer a esa mala pécora me costó lo suyo, pero su sonrisa de bótox se congeló ante mi carisma. Qué le den”.  Obama no olvida tampoco a Bill Clinton, al que agradece sus gestos de apoyo: “Qué le den también”.

   Obama no está solo en su viaje presidencial. Le acompaña el senador por Delaware, Joe Binden, como aspirante a vicepresidente. Dicen que Binden es un perro viejo en la política, que apoya a regañadientes a Obama, pero sus declaraciones a este blog dejan claro cuán seducido está por la “obamamanía”: “Barack no tiene ni puta idea de política internacional. Será seductor de masas y todas esas leches, pero no sabe ni cuál es la capital de México, que como todo el mundo sabe es Madrid”. Obama siente el mismo cariño por su compañero: “Es un viejales acabado, pero no había nadie mejor para el puesto… Quizás Hillary, pero no era plan poner a esa hija de la gran pe…”.

   Esta bien avenida pareja tiene enfrente a John McCain, veterano del Vietnam y tipo duro donde los haya. El candidato republicano es un señor chapado a la antigua, pero ha querido dar un paso adelante para renovar su imagen, eligiendo como número dos de su candidatura a una mujer, Sarah Palin. La gobernadora de Alaska fue miss en su pueblo en 1984 –se presentaron una par de focas, un leñador con camisa a cuadros, un reno y ella misma- , y eso es lo mejor de su curriculum… Palin es, entre otras cosas, antiabortista, miembro de la Asociación Nacional del Rifle, activista pro pena de muerte, creacionista y neoliberal. Todo en una. McCain quiso resaltar a este blog lo innovador de su elección: “Yo siempre pensé en darle un soplo de juventud e ideas progresistas a mi equipo. El problema es que Charlton Heston murió la pasada primavera, así que tuve que quedarme con esta moza. Espero no haberme pasado de transgresor…”.

   Obama, antes de despedirse de este corresponsal, quiso puntualizar su opinión sobre sus rivales republicanos, por los que siente un profundo respeto: “Por si no lo has entendido antes, lo del mono vestido de botones va por ellos. Te lo digo porque veo que eres un periodista un pelín corto…”.

Fuente foto: lavanguardia.es

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres